Escuela de Música de Khanasore

La persecución del pueblo yazidí

El origen de esta religión minoritaria se remonta al año 2.000 aC.

Actualmente, no hay una cifra exacta del número de miembros, pero se estima en unas 500.000 personas en Irak, además de otras 200.000 repartidas por el resto del mundo, según la Organización por los Derechos Humanos de los yazidíes. Históricamente, los yazidíes vivían principalmente en comunidades ubicadas en los actuales Irak, Turquía y Siria, y también su presencia era significativa en Armenia y Georgia.

En agosto de 2014, el autoproclamado Estado Islámico (EI) lanzó una ofensiva bélica contra Sinjar (Iraq). La ocupación duró más de cuatro años y ha dejado un rastro de 5.000 niños y hombres asesinados y más de 7.000 niñas y mujeres secuestradas para ser utilizadas como esclavas sexuales (datos de la ONU).

Tras años de agresiones y violencia, la población yazidí vuelve a sus casas acompañada de unas terribles secuelas difíciles de superar. El trauma de años de violencia y barbarie ha hecho mella en su vida y volver a la normalidad está representando un reto de gran complejidad.

Mirzo Music Foundation trabaja para apoyar a víctimas de la guerra, de la esclavitud sexual y del integrismo islámico que actualmente viven en campos de refugiados o han vuelto a sus hogares e intentan rehacer sus vidas.

Plantarle cara al terror a través del arte

La Escuela de Música de Khanasore nació tras la visita de Gani Mirzo a Shingal, donde fue testigo del sufrimiento de los yazidíes. El genocidio llevado a cabo por el autoproclamado Estado Islámico (EI) ha dejado traumas y secuelas en las personas que habitan actualmente en la zona.

Gracias a la experiencia de Mirzo en campos de refugiados y su bagaje musical, se decidió crear un centro musical para ofrecer un espacio de distensión y felicidad para los niños, un lugar donde poder regresar a la normalidad y brindar la visión de un futuro mejor.

La escuela pretende ser una terapia para un pueblo que debe adaptarse de nuevo a su hogar después de años de violencia.

Una escuela viva

La escuela está dirigida por el músico Fahad Harbo, con la colaboración de una profesora, Sunde (SUNDUS), y tres personas más como apoyo. La escuela inicialmente pretendía abrir sus puertas con 40 alumnos, pero el interés fue tan grande que se replanteó todo el proyecto para poder ofrecer una plaza a todos los interesados. Actualmente el centro cuenta con 120 alumnos que toman clases de solfeo, instrumento (saz, tambur, ud, violín, piano de percusión…), animación infantil y juegos musicales.

La Escuela de Khanasore es actualmente la única escuela de música gratuita de Oriente Medio.

Menú